Talento,acertijo que condenó a Francia y España finalista de la Euro.

Compartir en

Era un partido de difícil predicción: las figuras y la experiencia de un lado, el ímpetu y el asombroso despliegue físico del otro. Y ganó el segundo.  España le puso la cara a Francia con sus escandalosamente talentosos jovencitos y esa asfixia física que lo aniquila todo, mientras que el rival no pudo ni con Mbappé ni con sus figuras, ni con su prestigio. Con remontada incluida, los de Luis de la Fuente se impusieron 2-1 y son finalistas de la Euro 2024. 

A los 5 minutos ya perdonaba España en un cabezazo de Fabián justo frente al arco que le salía elevado. Y pagaba ese error apenas tres minutos después, cuando un Mbappé sin máscara metía el centro por dentro y conectaba directo con Kolo Muani, quien de cabeza definía para adelantar a Francia a los 8 minutos, así como el perro bravo que sin avisar, muerde.

Y dolía en una España que demoraba en reaccionar… Aunque no tanto. A los 21 sacó el más joven del campo un conejo del sombrero: se aproximó por la izquierda, se fue centrando, le rompió la cintura a su marcador y metió un remate arriba, al ángulo para el golazo que puso la cuenta 1-1.

Y ahora eran los españoles los de la prisa, los que aceleraban y provocaban el error de una defensa confiable: Olmo escondió la pelota en el área, y cuando vio una luz apuntó al arco, aunque un zaguero metió la pierna y le arruinó la foto. Igual remontaba España a los 25 minutos.

Iba a reaccionar Francia en el complemento con el intento de Mbappé a manos de Unai Simón y la salvada del portero a los 58 en un tremendo remate de Kolo Muani al que le metió el brazo Y se fue por fin un impreciso Rabiot y sacrificaron a Kanté y a Kolo Muani y tiró Deschamps al campo lo que tenía: Camavinga, Griezmann y Barcola.. Casi nada.

Pero no iba a ser el día: no podían Dembelé y sus excesos de control en momento clave, ni Barcola que entró bien, ni Giroud metiendo potencia en la disputa con los centrales, ni siquiera Mbappé, quien tiró el empate a las nubes a los 85 cuando ya había superado a Vivian o Griezmann y su intento agónico.  No hubo manera de resolver ese acertijo de talento y velocidad y precisión y exuberancia física y Francia dijo adiós y España, el mejor equipo de la Euro, se instaló en su merecida final. Ahora que venga el que sea, Inglaterra o Países Bajos. A este equipo va a ser muy duro superarlo. 


Compartir en

Te Puede Interesar