Panamá Refuerza Control Migratorio Cerrando la Selva del Darién

Compartir en

El Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) de Panamá anunció la semana pasada medidas para controlar la migración irregular masiva que enfrenta el país, canalizando el flujo hacia Bajo Chiquito, el primer poblado al que llegan los migrantes tras atravesar a pie la selva del Darién durante días.

Estas medidas incluyen el bloqueo de tres pasos no autorizados utilizados por los migrantes irregulares, específicamente los pasos por la costa pacífica y caribeña, así como los accesos terrestres hacia el sector del Hito de Chucurtí, este último protegido con barreras perimetrales que impiden el paso.

Plan de Control del Darién

El Gobierno de José Raúl Mulino está planificando el lanzamiento de una nueva campaña llamada ‘Darién’, que busca asegurar la paz y tranquilidad en esta región del país. El presidente también ha adelantado la instalación de cercas de serpentinas para dirigir a los migrantes hacia caminos específicos y evitar la dispersión, junto con un aumento de la presencia policial en áreas clave de la selva.

El cierre de estos pasos no autorizados se produce en un contexto de gran flujo migratorio a través del Darién, con más de 195,000 personas cruzando este año, la mayoría venezolanos, mientras que en 2023 la cifra superó los 520,000, según datos oficiales de Panamá.

Reacciones desde Colombia

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha criticado la decisión de Panamá de cerrar al menos tres de los pasos utilizados por migrantes para cruzar el Darién, que marca la frontera entre ambos países. Petro argumenta que esta medida podría llevar a tragedias en el mar y sostiene que la migración se puede manejar mejor eliminando barreras económicas y mejorando las condiciones económicas en el sur.


Compartir en

Te Puede Interesar