Para erradicar la politiquería y el clientelismo: No más refrigerios en campaña

Body

Ad portas de las elecciones legislativas en el país, una parte de los candidatos al Congreso de la República han optado por dejar de lado las estrategias o ‘artimañas’ tradicional

Sofía Castro, simpatizante.

Ad portas de las elecciones legislativas en el país, una parte de los candidatos al Congreso de la República han optado por dejar de lado las estrategias o ‘artimañas’ tradicionales de los partidos o grupos políticos que han gobernado al país durante muchos años, especialmente en el departamento del Tolima, mismos que utilizan los famosos refrigerios para comprar votos y para ganarse la confianza de la comunidad y que así depositen su voto en las urnas.

Otras alternativas

En municipios del Tolima, los candidatos al Senado y Cámara se encuentran realizando otro tipo de prácticas en las cuales no han repartido ningún tipo de elemento llamativo o alimentación en sí para que las reuniones que se realicen o eventos públicos sean para escuchar sus propuestas y qué cambios tienen para el país, más no un “compartir” en el cual solamente se reparten “sobornos” a la comunidad para que voten por ellos.

Comprando conciencias

Sin embargo, este tipo de prácticas ha sido denunciado por diferentes personas del departamento, especialmente en zonas rurales, en donde estas personas llegan a “comprar conciencias” y no favorecen en nada a la población después de elecciones. Por lo tanto, los nuevos candidatos invitan a la comunidad a que asistan a esas reuniones en donde les dan de todo, que reciban y que coman, pero que al momento de votar no lo hagan por ellos, para que todo el dinero invertido se pierda junto con su curul en el Congreso. Ciudadanos como Sofía Castro apoyan la iniciativa y opina que “hay que cambiar a forma de hacer campaña y política”.  

Categoría principal