Pasar al contenido principal

La condición de calle

12 de Agosto de 2021 / OPINIÓN

FOTO:

Por: Grupo Editorial Extra

Las personas en condición de calle hacen parte del paisaje de cualquier ciudad colombiana. Ellas encarnan la fractura social, la imperfección del sistema económico y político, del sistema de vida que la humanidad ha ido construyendo. Independientemente de los motivos personales, de las condiciones individuales que han llevado a  miles de personas a vivir en la marginalidad, su sola existencia debería ser suficiente para aceptar que la sociedad es un fracaso, en la medida en que el bienestar y las ventajas de la modernidad, la ciencia, la democracia, no  cobijan a todos y dejan fuera de la manta a miles de personas. La otra parte de los ciudadanos, o al menos la mayoría, vivimos de espalda a esa realidad. La existencia del indigente es incómoda, desagradable a la vista, representa la fealdad del mundo. Vivimos como si estos seres humanos fueran distintos a nosotros, de otra especie. Pero no lo son, es una obviedad decirlo, pero son personas iguales a nosotros. La única diferencia son las condiciones en las que vivimos y las circunstancias particulares que las han determinado. Los habitantes de calle salen de esa especie de anonimato en el que viven solo cuando cometen algún delito, cuando extienden la mano para pedir una moneda o cuando mueren. Según las cifras del Dane, en 2020, año marcado por la coyuntura del covid-19, habían 5.043 habitantes de calle en el país, un 84,9 % de ellos, hombres. El 48,1 % de los habitantes de calle residen en un municipio distinto del de nacimiento, mientras que el 47,3 % aseguró residir en la misma población. El hecho de estar alejados de sus casas también determinaría una situación e desarraigo familiar pues el 38,4 % de ellos no se hablan con ningún miembro de su familia. Entre los que sí mantienen algún contacto familiar, el 26,4 %  mantiene contacto con su mamá, el 15,1 % con sus hermanos.  El 80,5 % de los habitantes de calle manifestó saber y escribir. Sin embargo, solo el 6,6 % de ellos culminó su secundaria y el 20,4 % tiene este grado de estudios de manera incompleta. La básica primaria incompleta la tiene el 15,7 % de los encuestados y completa, el 17 % de ellos. Un 30,6 % de los habitantes de calle se ganan la vida recolectando material reciclable, un 29,6 % en la mendicidad, un 19,6 % limpiando vidrios, un 12,1 % en otro oficio y un 3,1 % en construcción, electricidad o carpintería. Un dato importante: la principal razón por la que los ciudadanos llegan a convertirse en habitantes de calle es el “consumo de sustancias psicoactivas” (39,4 %), seguida del conflicto o dificultades con familiares (22,4 %), dificultades económicas (12 %), gusto personal (9,5 %) y falta de trabajo (5,5 %). 
Esta es la realidad numérica, estadística, factual, en la que viven miles de colombianos, y que por fortuna, a falta de cobertura social de los gobiernos, encuentran manos amigas entre organizaciones civiles en conjunto con instituciones y algunas dependencias, que con limitaciones de recursos, les hacen un poco más llevadera su dura existencia. Un aplauso para estas personas que se acuerdan de ellos.

Etiquetas: Condición de calle Popayán solidaridad

Minuto a Minuto

ÚLTIMAS NOTICIAS

Te puede interesar

Banner diario deportivo

GRUPO CAC

logo_deportivologo_diario_surlogo_diario_caucalogo_extra

Poll Question

SERVICIO AL CLIENTE

Si tiene alguna inquietud, comentario, queja o sugerencia, ingrese sus datos en el siguiente formulario o escriba al correo dptopautagep@gmail.com para comunicarnos con usted y brindarle una respuesta en el menor tiempo posible.

¿Se vacunaría usted para evitar el contagio del COVID-19?

Opciones

MEDIOS DE ATENCIÓN

Para solicitudes, reclamos o consultas sobre el tratamiento de datos personales escriba a dptopautagep@gmail.com

Teléfono: (+57) 313 828 2538

Horario de atención
Lunes a viernes: 6:00 a.m. - 6:00 p.m.