Pasar al contenido principal

El espíritu del héroe Pascasio Martínez

12 de Agosto de 2021 / OPINIÓN

FOTO:

Por: Grupo Editorial Extra

Hoy 7 de agosto se conmemoran 202 años de la Batalla de Boyacá, la confrontación que le dio a nuestro país la Independencia definitiva, un acontecimiento que culminó el proceso que fue iniciado el 20 de julio de 1810. Aparte de la importancia histórica y militar de este episodio que enfrentó a las tropas libertadoras, al mando del Simón Bolívar, con los ejércitos realistas comandados por el brigadier José María Barreiro, tenemos una historia particular, la de un héroe casi anónimo que representa los valores de la rectitud y la honestidad que tanto nos hacen falta en este país corroído por la corrupción. Esa es la historia del niño Pedro Pascasio Martínez. 
El prócer niño nació en una familia de escasos recursos, el 20 de octubre de 1807 en el municipio de Belén. Cuando Bolívar avanzaba por los pueblos de Boyacá pernoctó en Belén. El mejor amigo de Bolívar en el municipio era don Juan José Leiva, hermano de fray Isidro y quien había prestado importantes servicios a los patriotas como congresista y tesorero hasta 1813. En esa casa  el niño Pedro Pascasio era ordenanza y mandadero. Sin pensarlo dos veces y ante su evidente vocación de servicio, Bolívar lo aceptó como soldado de su ejército y le encargó desde ese momento la función de velar por su cabalgadura.
En el libro, Independencia y Libertad en Boyacá, de Javier Ocampo López, se dice que Pedro Pascasio Martínez se convirtió en soldado del batallón Rifles. Pedro Pascasio cuidó de Palomo y de los demás distinguidos caballos del Libertador. Sin embargo, fue después de que los patriotas ganaran la batalla del 7 de agosto que su honradez se hizo inmortal. En la huida de los oficiales españoles derrotados, dos niños soldados: el negro José y Pedro Pascasio, encontraron a dos oficiales ocultos debajo de grandes piedras cerca del río, que hoy se llaman ‘Las piedras de Barreiro’ porque uno de los dos oficiales era el gran comandante del ejército realista. El negro José mató con su fusil al otro militar, mientras que con su lanza, Pedro Pascasio hirió en la garganta a Barreiro quien le reveló su identidad e intentó sobornarlo con una bolsa de monedas para que le permitiera escapar. El soldado de las caballerizas no dudó la respuesta y la acompañó con la punta de su lanza: “Siga adelante; si no lo arreamos”. Se cuenta que cuando llegó con el insigne preso este no fue reconocido por Bolívar y que incluso el libertador regañó al niño Pedro por haberse demorado en llevar a Muchacho, el caballo que le regaló Juana Velasco de Gallo. Su acto heroico le mereció recibir, por orden directa de Simón Bolívar, una gratificación de cien pesos. . A pesar de su grandeza vivió una vejez pobre y murió con las dificultades económicas del campo. El Congreso Nacional le rindió homenaje en 1880 y ordenó una pensión vitalicia de veinticinco pesos, que sólo recibió una vez dado lo costoso y complicado del viaje de Belén a Bogotá, pues tenía que cobrarla por obligación en la capital.  rdaderamente fue heroica la actuación de Pedro Pascasio Martínez, ya que como refiere Javier Ocampo, “si el niño soldado se hubiera dejado sobornar, Barreiro se habría unido a las tropas de Santafé para presentar un frente unido al Ejército Libertador” 
 

Etiquetas: El espíritu del héroe Pascasio Martínez Batalla de Boyacá

Minuto a Minuto

ÚLTIMAS NOTICIAS

Te puede interesar

Banner diario deportivo

GRUPO CAC

logo_deportivologo_diario_surlogo_diario_caucalogo_extra

Poll Question

SERVICIO AL CLIENTE

Si tiene alguna inquietud, comentario, queja o sugerencia, ingrese sus datos en el siguiente formulario o escriba al correo dptopautagep@gmail.com para comunicarnos con usted y brindarle una respuesta en el menor tiempo posible.

¿Se vacunaría usted para evitar el contagio del COVID-19?

Opciones

MEDIOS DE ATENCIÓN

Para solicitudes, reclamos o consultas sobre el tratamiento de datos personales escriba a dptopautagep@gmail.com

Teléfono: (+57) 313 828 2538

Horario de atención
Lunes a viernes: 6:00 a.m. - 6:00 p.m.