Curiosidades sobre Marte que quizá no conocías

Body
El cuarto planeta del sistema solar en orden de distancia al Sol es protagonista más que nunca de nuestra actualidad astronómica.
Marte

Marte, dios de la guerra, estandarte de la pasión, la sexualidad y la virilidad masculina, es el nombre del segundo planeta más pequeño del sistema solar, después de Mercurio. Las dos lunas del planeta, Fobos (en griego: "Miedo") y Deimos ("Terror"), recibieron el nombre de dos de los hijos de Ares y Afrodita (las contrapartes de Marte y Venus, respectivamente, en la mitología griega).

 

Con el rover Perseverance de la NASA dando sus primeros pasos por el planeta rojo y el pequeño helicóptero Ingenuity haciendo también historia, Marte se ha convertido en objetivo de todas las miradas y, por tanto, en un mundo bastante concurrido últimamente. Mientras el rover se aclimata a la superficie marciana, rovers como el Curiosity, su precursor, continúan explorando la base del Monte Sharp (Aeolis Mons), una montaña de varios kilómetros de altura en el centro del cráter Gale.

Allí, usando el telescopio del instrumento ChemCam para hacer observaciones detalladas del terreno escarpado del monte Sharp a distancia, un equipo franco-estadounidense encabezado por William Rapin, ha descubierto que el clima marciano registrado allí alternó entre períodos secos y más húmedos, antes de secarse por completo hace unos 3.000 millones de años.

El clima de Marte probablemente experimentó varias fluctuaciones a gran escala entre las condiciones secas y los entornos de los ríos y lagos, hasta que las condiciones generalmente áridas observadas a día de hoy quedaron completamente afianzadas. Son algunos de los detalles que vamos dilucidando de unas misiones que, como la de Curiosity, está encargada de caracterizar con más detalle cómo evolucionó el clima antiguo marciano.

Marte suele ser un planeta bastante fácil de observar en el cielo nocturno porque su órbita se encuentra fuera de la Tierra. También es el único planeta cuya superficie sólida y fenómenos atmosféricos se pueden ver en telescopios desde nuestro planeta y, gracias a las investigaciones llevadas a cabo desde la década de 1960, hemos descubierto que Marte es similar a la Tierra en muchos aspectos, como que posee nubes, vientos y un día de aproximadamente 24 horas (24 horas 39 minutos, exactamente; alrededor de un 3% más largo que el día solar en la Tierra).