CONDENADOS POR FALSO POSITIVO

Body

La comunidad llanera, se encontró indignada por obvias razones, debido a un suceso que ocurrió tiempo atrás, pero donde la verdad se desmanteló apenas hasta esta fecha

Miguel Ángel Bello Agudelo, militar involucrado.

La comunidad llanera, se encontró indignada por obvias razones, debido a un suceso que ocurrió tiempo atrás, pero donde la verdad se desmanteló apenas hasta esta fecha, pues gracias a investigaciones proporcionadas por el Tribunal Administrativo de Casanare, se detectó la magnitud de patrañas que pretendían camuflar este atroz e injusto asesinato donde fatalmente pereció César Antonio Murillo Riascos, asesinado por militares, y presentado como combatiente.

Hechos

Tiempo atrás se confirmó la muerte de Pablo Murillo, un supuesto militar, quien fue reportado como abatido presuntamente en combate, por disparar su armas en contra del ejército nacional, o al menos así lo declararon tres militares, a quienes la sala del Tribunal les encontró participación, los cuales afirman que supuestamente el ejército disparó sus armas en contra de Cesar, en defensa por sus ataques. 

Posteriormente fue reportado como NN, en el cementerio de Monterrey Casanare, y hasta un largo lapso de tiempo, fue identificado con ocasión de las diligencias adelantadas por la Fiscalía General de la Nación para ubicar a sus familiares.

Patrañas

Según el acta de inspección a cadáver realizada por la Fiscalía 15 Delegada, cerca del cuerpo se había hallado un arma de fuego tipo pistola, proveedores con dos proyectiles y dos granadas; empero, no existe certeza ni evidencia de que tales elementos fueran de propiedad de la víctima y mucho menos que los haya accionado para atacar a los miembros militares, reza el informe del Tribunal Administrativo de Casanare.

De igual manera, se advierte que los militares que participaron en la operación en donde resultó muerto el señor Pablo Murillo, declaran que el hoy occiso los atacó y por ende se vieron obligados a emplear sus armas de dotación; sin embargo, se observan serias inconsistencias entre lo señalado en sus declaraciones respecto a los disparos que cada uno efectuó.

Justicia

No fue sino hasta unos días que lograron encontrar la verdad del falso positivo, donde declararon que las afirmaciones dadas por los militares resultaron desvirtuadas y que llevan a la inequívoca conclusión de que los huestes lo asesinaron con sus armas de dotación, haciéndolo ver como integrante de una banda criminal dado de baja en combate.

Y por este hecho la familia del señor Pablo Murillo, fue indemnizada con ciento diecisiete millones de pesos.

Categoría principal