Banda criminal protagonizó asalto masivo, vía Melgar - Carmen de Apicala

Body
Una familia que pasaba sus vacaciones en una casaquinta fue sorprendida por sujetos armados que los despojaron de todas sus pertenencias de valor. Las pérdidas oscilan entre los $50 millones.
Foto ilustración.

Según los testimonios, a las 10:30 de la noche del domingo en una casa de descanso ubicada a un costado de la vía entre Melgar y Carmen de Apicalá, se presentó un asalto masivo del que fueron víctimas unos turistas provenientes de Bogotá e Ibagué.

El golpe

Según una de las víctimas identificada como María Paula Luna, la familia compuesta por nueve adultos y tres menores llegó a la casaquinta el 7 de enero con la finalidad de pasar algunos días de descanso. Allí, todo transcurría en total normalidad, pero al caer la noche del domingo un perro alertó a los turistas que al averiguar lo que pasaba vieron cómo unos sujetos armados se metían a la casa. En total fueron cinco delincuentes armados con revólveres y pistolas.

Terror

Se conoció que uno de los sujetos le puso el revólver en la cabeza a una niña de tan sólo dos años a quien su madre, María Paula, quiso defender, razón por la cual fue golpeada por el asaltante. Todos los integrantes de la familia fueron amenazados con las ramas y obligados a permanecer boca abajo mientras ellos recolectaban el botín, entre el que están cadenas de oro, joyas, relojes, celulares, computadores portátiles, varias tabletas para niños, dinero en efectivo, maletas y hasta vestimenta.

El escape

Con los rostros cubiertos con pasamontañas negros y usando botas pantaneras, los ladrones trataron de llevarse un automóvil, pero como no les encendió huyeron corriendo por esa zona, no sin antes botar las llaves de los carros, para impedir que los siguieran. Gracias a un celular que quedó en la vivienda pudieron llamar a la Policía de Melgar.

Pistas

Según los primeros indicios, al parecer, los perpetradores serían de nacionalidad venezolana por el acento de los sujetos. Los afectados son una familia de empresarios, comerciantes y profesionales, quienes hoy creen que detrás del robo podría estar una mujer de nacionalidad venezolana que les recomendaron en el Carmen de Apicalá para temas de aseo y preparación de las comidas. Sin embargo, el esposo de la empleada identificada como Veruzka Lozada, desmintió esas acusaciones y manifestó que su compañera sentimental no tiene nada que ver al respecto, solo se encontraba trabajando para llevar el sustento a su hogar.

Destacado: Uno de los celulares robados fue encendido por los ladrones y su ubicación fue la calle 13 con avenida Caracas, en Bogotá.

Categoría principal