Lafaurie lanzó críticas por presencia de ‘Violeta’ en los diálogos

El presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie, se refirió a la presencia de Violeta Arango, quien hasta hace unos días estaba detenida, en los diálogos.
José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán - Google
Compartir en

José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán y una voz crítica del actual gobierno de Gustavo Petro, aceptó hacer parte de la actual mesa de negociación con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), pero dejó claro que “no hará parte de un comité de aplausos».

Lafaurie, en entrevista con María Isabel Rueda y publicada este lunes en EL TIEMPO, se refirió, entre otros temas, a la polémica presencia de Violeta Arango en la instalación de las conversaciones.

Te puede interesar: Cancillería comienza restablecimiento de cargos diplomáticos en Venezuela

Arango Ramírez, quien hasta hace pocos días se encontraba en una cárcel procesada por el atentado del Centro Andino, estuvo en Caracas con la delegación del Ejército de Liberación Nacional, ELN.

La mujer estaba detenida en una cárcel de Jamundí, Valle del Cauca, y su libertad se dio porque fue incluida como gestora en los diálogos de paz que inició el gobierno del presidente Gustavo Petro con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Al respecto, Lafaurie dijo que manifestó su inconformismo con la presencia de la mujer, de forma muy respetuosa, a Otty Patiño, líder negociador del gobierno con el ELN. Pero, además, dejó claro que ella no hace parte de la mesa de negociaciones.

“(La presencia de Violeta Arango) fue una de las tantas cosas para ver hasta dónde, lo que llaman hoy en día gestos de paz, se dan o no se dan. Incluso, con el respeto debido, se lo dije al alto comisionado y a Otty Patiño, que esas cosas no contribuyen a que la opinión pública tenga expectativas con respecto al tema”, dijo Lafaurie.

Durante la entrevista, el dirigente ganadero fue enfático en que no cambiará sus posiciones críticas frente al Gobierno y que manifestará sus propuestas en medio de las negociaciones de forma respetuosa y en medio del diálogo.

También puedes leer: Procuraduría y Fiscalía investigarán a la Aeronáutica Civil

“No soy un papel en blanco, un desconocido. ¿Usted cree que el Gobierno esperará que yo renuncie a todo lo que he pensado y expresado durante toda mi vida? No creo. Yo voy a seguir pensando lo mismo. Ahora: que, si mis ideas van a ser acogidas, no sé… Ahí habrá un debate en una mesa, de manera razonada, respetuosa, donde se pondrán una serie de consideraciones, y de allí tendrán que salir decisiones en las que, en algunos casos, habrá que ceder y, en otros casos, pues no se podrá ceder”, subrayó.

Al ser cuestionado sobre si se levantaría de la mesa de conversaciones si sus posiciones no son tenidas en cuenta o si se siente acorralado en una mesa que es más adversa que amistosa, Lafaurie dijo que “no se pueden ensillar las bestias antes de tenerlas”.

“En cada momento uno tendrá que pensar cuáles son los caminos que corresponden. A lo que sí no voy, se lo digo con toda franqueza, es a ser un palo entre las ruedas. Yo seré una persona que desde la orilla en que siempre he estado diré las cosas de manera sincera y directa. O sea, sin eufemismos. De lo que se trata es de una negociación incluyente, además, suficientemente variada, porque los negociadores no son un grupo muy homogéneo. Hay de todo”, respondió.

Y dejó claro que, si bien aportará para el avance de las conversaciones, no será complaciente en los temas en los que hay desacuerdos.

“No cohonesto nada. Simplemente voy a participar en un proceso nada fácil, al que habrá que valorar en la medida en que los hechos consoliden o un camino cierto para firmar un acuerdo, o mantengan un país radicalizado que no ha sanado sus heridas”, finalizó.


Compartir en