El creador de Super Smash Bros. habla sobre los parches y ofrece un consejo a los desarrolladores

Compartir en

Masahiro Sakurai confiesa que los juegos AAA son cada vez más complejos.

En el pasado, la versión de un videojuego que llegaba a las tiendas era la final, lo que significaba que no se podían solucionar errores, revertir decisiones de diseño ni hacer cambios sustanciales. Ahora, gracias a las actualizaciones gratuitas, esas cuestiones dejaron de ser problemáticas; sin embargo, los parches son tanto una bendición como una maldición.

Masahiro Sakurai, uno de los máximos responsables de la popular franquicia Super Smash Bros. de Nintendo, tocó este tema en el último episodio de su programa de YouTube. En particular, abordó las evidentes ventajas de los parches y profundizó en sus puntos negativos.

El creativo enfatiza que el desarrollo de videojuegos es cada vez más complejo, especialmente en la escena AAA. Por ello, cree que las actualizaciones son una herramienta que permite a los desarrolladores corregir bugs y otros inconvenientes graves; sin embargo, recalca que el escenario ideal es que los juegos debuten en perfectas condiciones.

Dicho esto, el diseñador procede a compartir cuatro problemas clave a los que se enfrentan los desarrolladores contemporáneos, que hacen difícil simplemente dar la vuelta a la página y empezar a trabajar en un nuevo proyecto tras lanzar un juego. En primer lugar, enfatiza que la producción es un proceso cada vez más difícil.

“Los juegos actuales, sobre todo los AAA, tienen estructuras y configuraciones extremadamente complicadas. No es una exageración decir que son 100, 1,000 o incluso 10,000 veces más complejos que los del pasado (…) lograr que las cosas funcionen correctamente es un milagro en sí mismo”, recalcó el diseñador.

En segundo lugar, Masahiro Sakurai comenta que es muy común que los desarrolladores tengan muy poco tiempo para probar el producto final antes del lanzamiento oficial, lo que deja la puerta abierta a que se cuelen errores y problemáticas de equilibrio. Esta cuestión está ligada con el tercer punto, que es el hecho de que el departamento de QA no puede encontrar todos los bugs.

El creador de Super Smash Bros. explica que es difícil que los desarrolladores encuentren errores específicos antes del estreno; sin embargo, una vez que el juego ya está disponible en tiendas, miles de jugadores pueden encontrar el error y compartirlo en redes sociales. “No importa cuántos testers consigas… una vez que tu juego esté en el mercado, será sometido a pruebas de un nivel incomparable”, comentó.

Finalmente, Masahiro Sakurai destaca que los desarrolladores se ven en la necesidad de lanzar actualizaciones para abordar problemas críticos que rompen la experiencia; sin embargo, recalca que los parches pequeños que incorporan mejoras de calidad de vida o ajustes en el equilibrio son, en última instancia, un beneficio gratuito para los jugadores.

El creativo agradece que los desarrolladores inviertan tiempo y dinero en mejorar un videojuego que ya está disponible, pero recomienda a los estudios lanzar sus títulos en el mejor estado posible desde el principio.

“Desde la perspectiva de un jugador, no importa cuánto mejores tus juegos a través de parches, no significará nada si tus usuarios ya se dieron por vencidos. Por eso, en mi opinión, deben esforzarse para asegurarse de que esté en las mejores condiciones posibles desde el principio”, concluyó el diseñador.


Compartir en

Te Puede Interesar